✅ | Información para pacientes verificada por el Dr. Diego Méndez Rosito

Astrocitoma grado IV (Glioblastoma Multiforme)

Los glioblastomas multiforme o GBM son los tumores más frecuentes y agresivos del sistema nervioso central. Se presentan a cualquier edad, pero generalmente en adultos entre 45 y 70 años. Estos tumores, localizados en el interior del cerebro, causan un efecto de masa tanto por el tumor como por el importante edema que producen. Este efecto causa el desplazamiento de estructuras normales del cerebro.

En estos pacientes existen causas genéticas en donde hay una anomalía en el ADN que produce que aumente la replicación de las células de manera anormal causando una masa llamada tumor.

Por lo general estos tumores aparecen de manera esporádica en un paciente sin tener una relación hereditaria o familiar.

Existen factores de riesgo como la radiación.  Esta descrito que la exposición a la radiación ionizante puede causar alteración en la estructura genetica de las células.  Por lo que la exposición a la radioterapia y rayos X puede llegar a causar el crecimiento de un glioma.  La exposición a la radiación no ionizante, como el de los célulares, es polémica. Existen muchos estudios en donde analizan la relación del uso de móviles celulares y por lo general se concluye que no es un factor de riesgo.  Aunque pasarán algunos años en donde podremos ver si hay o no una relación.  

Debido a que los GBM (Glioblastomas Multiforme) se encuentran en el interior del cerebro el efecto de masa de estos tumores y la importante inflamación que esta alrededor de ellos causan un deterioro relativamente rápido en los pacientes.  Este puede iniciar con dolores de cabeza que no mejoran con tratamiento médico y que al cabo de algunas semanas puede progresar hasta presentar nausea y/o vómitos. Hay más sintomas que se van a presentar pero esto va depender de la localización del tumor.  Por ejemplo si hay un tumor que esta cerca del área de lenguaje va causar este déficit ya sea por la presencia del tumor o por la inflamación tan importante.  De  la misma forma, si se encuentra cercano al área de movimiento de un brazo la inflamación del tumor causará debilidad del mismo. 

La resonancia magnética es el estudio inicial para la evaluación preoperatoria de un Glioblastoma Multiforme.  Este estudio podrá analizar tanto la localización como las caracteristicas del tumor.  Dentro de las características más importantes es evaluar la captación del medio de contraste y que tanta inflamación produce a los tejidos vecinos. Este análisis es importante para tomar decisiones relacionados con el planteamiento quirúrgico. 

El diagnostico definitivo es únicamente por una biopsia con un analisis histopatológico, inmunohistoquímico y molecular.  La necrosis tumoral es característico de estos tumores resultando en un crecimiento rápido y agresivo. Esto se traduce en que el diagnóstico se establece únicamente con una cirugía. 

La cirugía es el principal factor pronóstico del paciente, a mayor resección tumoral mejor es el pronóstico al complementar el tratamiento con quimio y radioterapia. Es importante entender que estos son tumores infiltrativos, que a pesar de una cirugía que aparenta una resección completa del tumor, siempre habrán residuos microscópicos de la infiltración tumoral.

Por lo que estos pacientes requieren de un manejo multidisciplinario por un equipo médico.

Cirugía:

Craneotomía (ver video)


Una adecuada técnica de microcirugía con profundos conocimientos anatómicos y funcionales son vitales para éxito de una cirugía.

Durante la cirugía se usan diferentes tecnologías para prevenir secuelas neurológicas. Cuando el tumor esta muy cerca de algún área crítica un análisis preoperatorio con una resonancia magnética funcional puede evaluar la necesidad de establecer protocolos especiales durante la cirugía. El uso de filtros especiales en el microscopio (flourescencia intraoperatoria) permiten una mejor visualización del tumor durante la cirugía por lo que son de gran utilidad para la cirugía de un Glioblastoma Multiforme o GBM.


Quimioterapia
 o “quimio”
La quimioterapia es manejada por un especialista u oncólogo. El uso de agentes biológicos quimioterapéuticos permiten que las células tumorales sean radiosensibles para el tratamiento con radioterapia

 

Radioterapia – Radiocirugía (ver video):

El tratamiento complementario con radioterapia es importante en los Glioblastomas Multiformes. La radioterapia funciona con la aplicación muy precisa de altas dosis de radiación directamente en el tumor. Esta radiación se aplica por medio de múltiples haces que convergen en un punto muy preciso al delimitar el tumor.

Esta radiación actúa a nivel de DNA de las celulas tumorales alterándolas para prevenir que se continúen replicando de manera anormal.

Existen múltiples estudios en donde se demostró que los pacientes con cirugía + radioterapia tienen una mejor sobrevida que los pacientes que tienen únicamente cirugía. Por esto la radioterapia se ha establecido como un tratamiento adyuvante muy importante en los pacientes con gliomas de alto grado.

Existen 2 modalidades generales para el tratamiento en estos pacientes:

  • La radioterapia se trata de establecer una dosis, la cual se divide en múltiples sesiones. Por lo general la dosis total se divide en aproximadamente 28 sesiones la cual se va ir aplicando gradualmente diariamente durante casi un mes. Esta técnica se aplica generalmente cuando los volúmenes del tumor son relativamente elevados.
  • La radiocirugía establece una dosis la cual se da en una dosis única o pocas fracciones. Esta técnica se aplica usando un Acelerador Lineal (LINAC), Gamma Knife o Bomba de Protones. Para ser candidato a esta técnica el volumen o tamaño de la lesión debe ser pequeño además de no estar en íntimo contacto con estructuras vitales (por ejemplo el nervio óptico o el tallo cerebral).

La radioterapia es aplicada por un equipo de especialistas formado por neurocirujano especialista en radioterapia o por un radio oncólogo además de físicos médicos quien en en conjunto analizan el objetivo y evalúan la mejor alternativa de tratamiento.

***Es muy importante el seguimiento cercano de estos pacientes mediante consultas médicas y resonancias magnéticas para vigilar de cerca y actuar en el momento de una recidiva tumoral***

Contacto

Consultorio dentro del Hospital Ángeles Pedregal

Dirección: Camino de Sta. Teresa 1055-S, Consultorio 778, Col. Héroes de Padierna, Alcaldía Magdalena Contreras, CDMX, CP 10700.

Teléfono: (+52) 55 5677 9301

Whatsapp: 55 4416 6917

Correo electrónico: especialidadesneurologicas@gmail.com

Tipos de Astrocitomas

Especialista Recomendado

Dr. Diego Méndez Rosito

Doctor Diego Mendez Rosito

Tratamiento

Cuidados del Paciente