✅ | Información para pacientes verificada por el Dr. Diego Méndez Rosito

Ependimoma

Los ependimomas son de los tumores cerebrales más frecuentes en niños, aunque pueden aparecer en cualquier edad.  Estos tumores son un tipo de glioma que se originan de las células ependimarias que recubren el sistema ventricular y/o médula espinal.  

 

Estos se presentan como tumores sólidos frecuentemente ubicados en el 4to ventrículo o fosa posterior causando obstrucción del flujo de líquido cefalorraquídeo produciendo hidrocefalia. También se localizan como tumores localizados en el interior de la médula espinal.

 

Según la localización del tumor serán los síntomas del paciente.  Frecuentemente se encuentran localizados en el interior del 4to ventrículo por lo que producen hidrocefalia causando:

  • Dolores de Cabeza
  • Nausea
  • Vómitos
  • Problemas de equilibrio
  • Adormecimiento
 
Estos tumores también se pueden localizar en el interior de la médula espinal causando:
  • Pérdida de la fuerza muscular de los brazos o piernas
  • Alteraciones en la sensibilidad de los brazos o piernas
  • Alteración de la temperatura debido a siringomielia asociada al tumor
  • Problemas para la marcha
  • Problemas de la masa muscular

No hay una causa claramente establecida en el origen de los ependimomas. 

Existen cuatro diferentes tipos de ependimomas:

 

  • Ependimomas mixopapilares (grado I)
  • Subependimoma (grado I)
  • Ependimoma (grado II)
  • Ependimoma anaplásico (grado III)
 
La patología de estos tumores se puede reportar como tumores grado I a III según la clasificación de la OMS, encontrando que los grado III son los más agresivos. 

El estudio inicial para el diagnóstico de estos tumores es la resonancia magnética cerebral con gadolinio o medio de contraste.  En este estudio se identifica normalmente un tumor en el interior del 4to ventrículo y que se origina del piso del mismo.  En el caso de los tumores que se encuentran en la médula espinal, éste se encuentra en el interior de la misma y por lo general es extenso a nivel del canal medular.  

 

Es importante hacer estudios de líqudo cefalorraquídeo mediante una punción lumbar ya que este puede ser una via de diseminación de la enfermedad

 

El diagnóstico definitivo de estos tumores únicamente se puede hacer mediante un estudio de patología y análisis molecular el cual será de gran utilidad para poder establecer el tratamiento. 

 

Cirugía (ver video)

El tratamiento principal de estos tumores es la cirugía.  Este procedimiento permite la extirpación del tumor.  Es importante evaluar el origen del mismo ya que como se mencionó anteriormente, estos pueden generarse del piso del 4to ventrículo imposibilitando la resección completa del tumor para prevenir mayores secuelas.  

 

Quimioterapia o “quimio”

La quimioterapia es administrada por un especialista u oncólogo.  El uso de agentes biológicos quimioterapéuticos permite que las células tumorales sean radio sensibles para el tratamiento complementario con radioterapia

 

Radioterapia (ver video)

La radioterapia funciona con la aplicación muy precisa de altas dosis de radiación directamente en el tumor. Esta radiación se aplica por medio de múltiples haces que convergen en un punto muy preciso al delimitar el tumor.

Esta radiación actúa a nivel de DNA de las células tumorales alterándolas para prevenir que se continúen replicando de manera anormal.

Existen 2 modalidades generales para el tratamiento en estos pacientes:

• La radioterapia se trata de establecer una dosis, la cual se divide en múltiples sesiones. Por lo general la dosis total se divide en aproximadamente 28 sesiones la cual se va ir aplicando gradualmente diariamente durante casi un mes.  Esta técnica se aplica generalmente cuando los volúmenes del tumor son relativamente elevados.

• La radiocirugía establece una dosis la cual se da en una dosis única o pocas fracciones. Esta técnica se aplica usando un Acelerador Lineal (LINAC), Gamma Knife o Bomba de Protones. Para ser candidato a esta técnica el volumen o tamaño de la lesión debe ser pequeño además de no estar en íntimo contacto con estructuras vitales (por ejemplo el nervio óptico o el tallo cerebral).

La radioterapia es aplicada por un equipo de especialistas formado por neurocirujano especialista en radioterapia o por un radio oncólogo además de físicos médicos quien en en conjunto analizan el objetivo y evalúan la mejor alternativa de tratamiento.

 

Contacto

Consultorio dentro del Hospital Ángeles Pedregal

Dirección: Camino de Sta. Teresa 1055-S, Consultorio 778, Col. Héroes de Padierna, Alcaldía Magdalena Contreras, CDMX, CP 10700.

Teléfono: (+52) 55 5677 9301

Whatsapp: 55 4416 6917

Correo electrónico: especialidadesneurologicas@gmail.com

Especialista Recomendado

Dr. Diego Méndez Rosito

Doctor Diego Mendez Rosito

Tratamiento

Cuidados del Paciente